30 ene. 2011

PICO DEL LOBO desde La Quesera

15 de Marzo de 2010.
El sábado pasado Marta, Rosalía, Javier y yo intentamos subir al pico del Lobo en el Ayllón, pero al llegar al Puerto de la Quesera nos encontramos con -5ºC, vientos de al menos 50 Km/h y las cumbres cubiertas de nubes y nevisqueando

era el último sábado de invierno y hacía un día inv(f)ernal.

la peña no estaba por la labor de subir sin ver ná ("si hay que subir se sube, pero subir por subir es tontería" diría José Mota)

por lo que llegamos al collado de San Benito y allí nos dimos la vuelta

desde luego estaba todo precioso y hasta arriba de nieve ("hasta las tetas")

y cada vez se ponía más bonito a medida que las nubes abrían y nos dejaban ver un poco

La Cebosa:

decidimos volver dando un rodeo por la pista, para no irnos de vacío



Pero como yo soy de natural cabezón (tauro y buey para quien crea en esas cosas) volví el lunes y lo que me encontré fue otra cosa:

el último lunes de invierno había decidido ser el primero de la primavera, gran parte de la nieve había desaparecido, los pinos ya no estaban blancos

las Peñuelas:

me llevó la mitad de tiempo llegar al collado

bastante diferente ir abriendo huella en la nieve a ir sobre la huella tras la manada humana. Bueno, en honor de la verdad, yo no noté diferencia pues no abrí huella ninguno de los dos días. A propósito Marta, era curioso ver tu huella del viernes sobre nieve virgen, convertida en una autopista de mil pies. Habían hecho una colecta para invitar a cañas al que abrió camino, así que ya sabes




aunque había desaparecido mucha nieve, la subida a las Peñuelas seguía estando preciosa

y cuando llegas arriba te ecuentras con este magnífico paisaje con el Lobo de protagonista:





ya en el Lobo todos sabemos el monstruo chatarra que hay, la naturaleza lo intenta disimular:

la Cuerda de la Pinilla estaba bien cargada de nieve:





en el lobo las vistas eran magníficas tanto del Ayllón como de los alrededores
en primer término La Buitrera y la Atalaya y al fondo el Moncayo al NE y la Sierra de la Cebollera al norte

detrás de la Buitrera, al fondo, la Sierra de la Demanda, los Picos de Urbión y la Sierra Cebollera, de izquierda a derecha:

Riaza y al fondo Sierra de la Demanda a la derecha y montes de palencia al NNW

que se ven un poco mejor tirando de zoom:



Moncayo:

San Millán:

Urbión:



están locos esos pochosaltadores

Cuerda de la Pinilla, Cebollera Vieja o tres Provinvias y, al fondo, Guadarrama:



el Cerrón bien bonito desde aquí, y detrás la Sierra de la Puebla:



el májico Ocejón:





La Buitrera:





cuando me cansé de girar como una noria, haciendo fotos embelesado, tiré para cuerda de la Pinilla a asomarme por los cortados, aunque supone volver a subir un poquillo, lo recomiendo por las vistas:

estación de esquí de La Pinilla:



a diferencia del sábado que "estaba todo petao", había hecho todo el camino en solitario. Solo me crucé, ya en el Cerro del Aventadero, con uno que bajaba a toda mecha con las raquetas puestas. Un compañero caminante, de Aranda, muy amable, al que entretuve en su carrera con mi charla y que me ayudó a identificar las montañas que se veían en el lejano horizonte y a las que yo no daba crédito que estuviera viendo tan lejos.
Luego ya en la cumbre del Lobo si que se veía a más gente: esquiadores que subían desde Pinilla y disfrutaban de toda aquella nieve a espaldas de remontes y pistas:

y otra vez volví a sacar fotos desde este nuevo mirador, el Pico del Lobo:





la Pinilla:

la vuelta la hice dando eses: me iba subiendo a todo lo que podía, asomándome a todos los paisajes que había ante mí.
las Peñuelas:

Pico del Lobo:

Puerto de la Quesera:

La Cebosa, Ocejón, Sierra de la Puebla:

olas de nieve:






Cada vez que voy, me enamoro un poco más del Ayllón. Me costó un montón volver para casa, me fui parando con la escusa de hacer más fotos,
de la presa de Riofrío:



o del Pico del Lobo ya lejano. En esta foto se ve toda la ruta, desde el Puerto de la Quesera, siguiendo la cuerda hasta llegar a la cima más alta:

o de la Cebollera Vieja:


Un saludo para todos, acompañantes y pacientes lectores.

2 comentarios:

  1. Buuuf, qué grandes recuerdos del Lobo; tanto del primer día e "intento" como del segundo y la cima.
    Un sol de vértigo pero un fuerte viento atroz a más de 140 km/h. Y en una soledad envidiable, que dirían muchos. Y de las cimas y minicimas que nos íbamos inventando a la vuelta, pues el caso era subir, subir, subir y subir aún más.

    Me enamoré de la zona aún más, si eso era posible, claro.

    Gracias por acordarte y llevarme de nuevo, a pesar de que tú ya lo habías coronado hacía pocos días ;D
    ¡Por fin el Lobo aulló en paz! (y yo pude resoplar, tranquila) jjeje

    ResponderEliminar