20 nov. 2010

Laguna de la NAVA

Domingo, 8 de Agosto de 2009
La subida a la laguna de la Nava es realmente espectacular.
Hasta el Alto del Corral del Diablo hay, “más o menos”, 23 kilómetros y 1196 metros de desnivel.

Se parte desde Nava del Barco. El aparcamiento está nada más salir del pueblo en dirección a Umbrías.
También se puede dejar el coche algo más arriba pero la pista no está muy bien y además, a cambio, se disfruta de un muy bonito paseo entre frutales y castaños. Hasta no hace mucho se exportaban grandes cantidades de manzana reineta para la fabricación de sidra (¡¡que rica!!). Ahora se ve todo muy abandonado, una pena, pero no por ello menos bonito.


Cartel al inicio:


En los cincuenta un rápido deshielo hizo que se desbordara la presa quedando destruida y tuvo que ser reconstruida, para lo que se arregló el camino hasta la misma. El agua se utiliza para el riego del pueblo, cada dos días, más o menos, se sube para regular el nivel. Además los ganaderos de la zona una vez al año se encargan de mantener el camino en buen estado. Por todo ello el camino es muy bueno.
Transcurre en una primera etapa por el margen derecho del arroyo. También se puede subir por el margen izquierdo, aunque en algunos puntos los derrumbes han pasado por encima.
Desde hace poco está claramente marcado tanto con hitos de piedra (como dirían Les Luthiers: grandes-itos), como por pequeños postes con las marcas de PR.

Primer cruce a la derecha, marcada con hito de piedras.


Puente de La Yunta, sobre el arroyo de la Garganta de Galín Gómez, que abandonamos para entrar en la Garganta de la Nava.


De frente a la Laguna de la Nava (=), derecha a la Laguna del Barco (X).


Ya en la Garganta de la Nava. Esos enormes hitos nos acompañarán hasta llegar arriba.


Al fondo se ve el Corral del Diablo, a donde nos dirigimos.


Una cancela metálica que hay que atravesar y volver a cerrar.


Hasta aquí es un muy agradable paseo entre bosques de castaños, de manzanos, de avellanos, de pinos, … También hay bosques de robles o rebollos, no acabo de ser capaz de diferenciarlos.
A partir de aquí iremos por praderas de hierba con mucho ganado. Yo soy muy cobarde por lo que suelo dar grandes rodeos cuando veo vacas con crías, pero al ver como un ganadero arreaba a una chotilla de apenas unos días con la madre a su lado, le pregunté si no era peligroso. Me dijo que nada, que esas eran muy mansas, salvo que fueras con perro, entonces sí que se volvían muy agresivas. Pero también me contó que el mes pasado una vaca mandó a uno del pueblo tres días a la UVI.
Seguiré dando rodeos.


Primer refugio. Muy bien conservado, con puerta metálica.


Este año está todo muy seco, apenas ha llovido y solo nevó un día muy arriba y apenas una fina capa


Refugio de Navacasera. Más pequeño pero también en buen estado, con tarima para dormir y puerta metálica -que cierra fatal-. Abajo de una roca, yendo hacia el río hay una fuente, de la que salía apenas un hilillo de agua.




Yo creía que las vacas no subían esas laderas tan escarpadas, solo las cabras.


Hay que cruzar el arroyo entre una enorme cantidad de cantos rodados de todos los tamaños, para continuar el resto del camino por el margen izquierdo de la garganta. Iremos subiendo varios niveles, a ratos zigzagueando para ganar altura por donde el camino está en perfectas condiciones y a ratos llaneando entre hierba donde el camino puede llegar a desaparecer pero muy bien marcada la dirección a seguir. Es un maravilloso caos de piedras en el que los grandes-hitos incluso llegan a quedar camuflados.
El río va bajando encajonado en la garganta saltando de cascada en cascada. Imposible no parar.








Antes de llegar a la laguna vemos el muro de piedra de la presa y el espectacular Corral del Diablo.


Laguna de la Nava, “el circo glaciar perfecto”:











Tras un buen descanso y algo de comer hay que continuar caminando y es por ahí:





De frente en la foto, derecha según venimos: hacia el alto (hierba mojada o piorno o pedreras, a elegir). Izquierda en la foto, hacia el collado desde donde podremos ver la Laguna de los Caballeros si no nos importa dar un buen rodeo.


Desde lo alto del Barrerón de las Hoyuelas Bajas vemos Gredos Central ...


… los piornos y piedras que nos quedan por pisar...


… y lo mejor: la Laguna de los Caballeros, La Covacha, El Juraco.


Hay que subir hasta el collado y luego crestear más o menos hasta el Alto del Corral del Diablo:


Foto de cima:


Laguna de la Nava desde el Alto del Corral del Diablo, detrás El Pelado:


Laguna y Garganta de La Nava:


Garganta de la Vega. Sierra de Candelario


La Covacha.


Riscos Morenos, La Vera.


Almanzor





Laguna de la Nava ya bajando:


Garganta de la Nava de vuelta. La bajada la hice lenta incapaz de no irme parando y desviando para ver cada cascada.




















Incluso había cascadas a pares. El hito en medio de las dos quizás marque el comienzo de una zona de descenso de cañones. Al menos así lo estaban haciendo en ese momento un grupo de seis cañonistas. Impresionante.





En este punto en invierno se forma una peligrosa barrera de duro hielo que dificulta continuar:





Tuve la suerte de trabar conversación con el dueño de uno de los grupos de vacas que hay por el camino, él fue quien me contó muchas de las cosas que aquí he escrito. Por cierto, no era “montañero” ni “jovencito”, pero no veas como andaba, no tenía piernas suficientes para seguirle el paso.

1 comentario: