20 nov. 2010

EL NEVERO desde Alameda del Valle

Lunes, 20 de Septiembre de 2009
Es una ruta que tenía muchas ganas de hacer. Toda la zona del Nevero es realmente muy bonita y esta muy olvidada entre las rutas de siempre de la sierra de Guadarrama, pero nunca defrauda al que decide conocerla.

Se disfruta todo el tiempo de un paisaje privilegiado: el valle de Lozoya, Cuerda Larga ... y Peñalara desde quizás su mejor ángulo, en esta foto tocada con corona blanca:



[size=7]mapa: Instituto Geográfico Nacional[/size]

Llegando a Hoyo Cerrado se puede dar por finalizado el recorrido, o bien, se puede continuar hasta el Nevero. Desde el Nevero seguir hasta el puerto de Navafría, donde habríamos dejado un segundo coche. O bien, dar media vuelta e ir hasta el puerto de Malagosto - Malangosto diría el arcipreste – y desde allí bajar por el PR20 hasta Alameda del Valle. Los comentarios del mal estado - no está – del PR20 nos decidieron por optar por una vuelta alternativa: atrochar desde el Alto del Porrinoso hacia el Sabucarejo.

La ruta parte desde Alameda del Valle que está entre Lozoya y Rascafría.
Subiendo, al llegar a la desviación para entrar al pueblo, que sería izquierda, cogemos la derecha. Y un poco más adelante dejamos el coche. Al cruzar el arroyo de Saúca, ya andando, veremos un cartel prohibiendo el paso a vehículos no autorizados.
A 500 m se desvía a mano izquierda el PR20 que sube al puerto de Malagosto, nosotros seguimos de frente. La pista es muy ancha hasta llegar arriba del Palancar. Discurre en su primer tramo entre fincas de ganado:

La verdad es que acojona cuando te mira fijamente:



Se ven muchos ejemplares de fresnos:

Al fondo comienza la subida entre un precioso robledal del que podréis ver un enorme ejemplar nada más empezar la curva a mano izquierda. Quizás le de nombre a la dehesa: Roble Gordo.



La pista acaba en una explanada con un mirador excelente de todo el valle de Lozoya con la Cuerda Larga de fondo

Y ya empieza a verse de cerca nuestro primer destino, Hoyo Cerrado:

A continuación hay que intentar coger el camino para atravesar la Ladera del Gato que está bastante espesa de vegetación. Buscar el camino al fondo y arriba de la explanada, junto a unas rocas en las que hay un diminuto vivac, que más bien puede ser para un perro pastor.

Hoyos Cerrado y Borrascoso y el puerto de Malagón:

El camino desciende para encontrarse con el arroyo de Varcialengua:

y atraviesa el río continuando paralelo a él durante un tramo, y luego hay que desviarse a la izquierda: hay que subir más o menos a media ladera en dirección a Hoyo Cerrado, pero es fácil perder el camino por lo que puede que nos toque ir campo a través. Hay bastante vegetación pero se pasa sin problema.

En la loma de Sabucarejo hay hitos que nos indican el camino, pero es fácil que lo perdamos. Hay muchos caminos de ganado que no llevan a ninguna parte o a dormideros. Pero la referencia de Hoyo Cerrado es inconfundible y nos permite no perder nunca la dirección. Al fondo veremos unas piedras sobre las que ya es más fácil observar los hitos que señalan un camino ya más marcado y que se va acercando poco a poco al arroyo de Hoyo Cerrado sin dejar de ascender.

El último tramo lo realizaremos siguiendo el arroyo, sin camino, pero sin vegetación que moleste el paso y junto con él llegaremos a una serie de terrazas que forman un pequeño circo glaciar. El lugar es de un gran encanto.



En Hoyo Cerrado se puede subir directamente a Peñacabra:

o, más fácil, subir al collado siguiendo la dirección N.
Fácil, pero exigente:



y tomado un respiro se coge la “Autopista Carpetanos” y se recorren: Peñacabra 2159, Alto del Porrinoso 2169 y Nevero 2209.
Donde te haces la foto junto al enorme pedestal del hito, porque el hito está roto y tirado por ahí al lado

Alto del Porrinoso y Peñalara:

Peñalara presidiendo el valle de Lozoya:

Bocata y pabajo, sin dejar de levantar la vista porque merece la pena el paisaje:
Peñalara, Cabezas de Hierro:

La Najarra:

Son 24 km y 1270 metros de desnivel acumulado. Unas 8 horas. Quizás sea algo durilla, pero más que nada porque el 30% del recorrido se hace sin camino, bien porque no lo hay, o porque se ha perdido, o lo pierdes tú, o porque solo te vale si mides de alto lo que una cabra o un jabalí.

Rosa: gracias por tu encantadora compañía y por tu paciencia con mis nervios cada vez que perdíamos rumbo entre matorrales y riachuelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario